Despertar

Y que empiece el día sin importarte si es lunes o viernes. Sin rutina. Solo dejándote llevar…

Saben? Muchas veces me han preguntado por qué dejé el Equipo Nacional de Sincro si me apasiona y sigo entrenando. Así que les quiero confesar algo muy personal y que pocas personas saben.

Conocen esa sensación de angustia cuando llega el lunes y sabes que te queda toda una semana para que vuelva el fin de semana? Cuando acabas de empezar el entreno, te quedan no sé ni cuántas horas y sientes que estás perdiendo tu tiempo? Cuando tienes la sensación de que se te escapa la vida y necesitas cambiar para evolucionar? Han conocido esa sensación? La han experimentado alguna vez? La están experimentando?…

Fue justo eso lo que estuve un tiempo largo sintiendo, justo antes de mi desvinculación del Equipo. Sentí que algo dentro de mí había cambiado. Mis preferencias y mi motivación habían cambiado y necesitaba seguir descubriendo y aprendiendo más cosas. Necesitaba salir de esa burbuja, de esa rutina. Necesitaba ir a por nuevos retos.

Quizás porque había conseguido más de lo que nunca soñé. Quizás porque llevaba mucho tiempo (más del que me planteé jamás) dedicada en cuerpo y alma a la causa. Quizás porque ya no era como antes. Quizás… Fue eso lo que me hizo tomar la decisión, porque aunque mi pasión por la sincro no ha cambiado, mi manera de enfocarla sí.

Saben? Tengo un pacto conmigo misma. Una promesa que me he hecho. Y es que haga lo que haga, debo hacerlo siempre desde el corazón, y siempre buscando lo que encienda mi alma. Me debe hacer vibrar y sentir que merece la pena el esfuerzo. Me debe motivar, y sobre todo, me debe gustar tanto que consiga olvidar los diferentes día de la semana. Y sí, estoy cumpliendo mi promesa.

Observando. Aprendiendo. Disfrutando de la elección de solo hacer aquello que me apasione y me motive, y por supuesto, asumiendo como siempre he hecho, el riesgo de mi decisión. Esta aventura me está llevando a conocer a gente muy diferente. A “tirarme a la la piscina” por retos que me daban muchísimo vértigo pero que me hacían una ilusión increíble. Sueños como llevar a cabo una charla TED TALKS .

Este último año me han pasado “por casualidad”, muchas de las cosas con las que soñaba. He viajado mucho, aunque no muy lejos, y he hecho amigos de verdad. Personas de diferentes lugares del mundo, con una energía increíble, que la “casualidad” o el destino, o yo que sé qué (porque siempre digo que todo pasa por algo), me han querido regalar. Y no saben lo afortunada que me siento.

Estos meses han sido totalmente diferentes a la rutina a la que había estado sumida durante prácticamente toda mi vida (tanto en el cole, como en los entrenamientos, la Universidad…). Si digo la verdad, ha sido una locura apasionante y me siento orgullosa de haber sido tan valiente de rechazar todo aquello que no me llenaba, y no me hacía sentir realizada, a pesar de que fuera la opción más segura y me diera una estabilidad económica total.

Y reconozco que no es fácil, porque arriesgar nunca es fácil. La dinámica social te empuja a lo seguro y cuando rechazas lo que parece un seguro de vida, piensan que estés perdiendo el norte… Pero saben? A mí el deporte me ha enseñado mucho. Demasiado. Me ha enseñado a arriesgar y apostar por aquello que me apasiona. A tener determinación y ser fiel a aquello en lo que creo. A ser perseverante y no rendirme fácilmente ante los momentos duros. A luchar y no parar hasta conseguir mis sueños. Así que sigo adelante deseando descubrir todo lo que me depara el futuro con la misma ilusión de siempre, con el mismo entusiasmo y, sobre todo, siendo la única dueña de mi buena suerte.

Todo lo que estoy viviendo me hace sonreir, tanto las buenas experiencias como los grandes aprendizajes. Me conozco un poco más, y no paro de asombrarme viendo cómo todo lo que voy deseando y por lo que voy apostando, va llegando a mí como por arte de magia. Es fuerte. La ley de la atracción dicen.

Y bueno, hay algo que me hacía mucha ilusión y que he pospuesto hasta que me he sentido preparada, y es compartir todo lo que he ido aprendiendo. Porque no he parado de leer, estudiar, preguntar,… para entender. Para entenderme a mí y la gente que me rodea. Para ser capaz de ayudar. Ahora veo con más claridad un montón de cosas. He conseguido ordenar y entender el por qué de algunas reacciones, sensaciones, y patrones de comportamiento, que sin darme cuenta tengo, y que me han ayudado mucho a organizarme, ser productiva y focalizar toda mi energía en aquello que quería. Por eso quiero y siento que debo compartirlo.

Así que retomo este espacio tan personal para que quede aquí plasmadito, y para que aquellos que sintáis curiosidad por descubrir a través de mis ojos los aprendizajes que me han hecho reflexionar, que me han inspirado y me han hecho mejor persona, los podáis tener a mano.

 

Ya ven. Estoy de vuelta, y esta vez va en serio.

Así que bienvenidos a mi mundo! =) Y de antemano, GRACIAS por estar ahí.

Qué comience la aventura!

Les mando un beso graaaaande! 🙂

 

PD: Hay algo que les haya inspirado de alguna manera?? (frases, textos, libros, películas, experiencias,… cualquier cosa). Me encantaría que me contáseis!

 

 

“- Qué bonito vivir de lo que a uno le gusta. Ojalá yo pudiera”.

 – ¿Ojalá! Eso solo lo dicen los que no quieren hacer algo, los que de verdad quieren hacerlo no dicen ojalá, simplemente lo hacen”.

Eloy Moreno.

Fragmento del libro “el Regalo”.

 


 

 

2 thoughts on “Despertar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *