Mi viaje al Mont Blanc! (I)

Bueno, pues aquí estoy días después de culminar uno de los retos más complicados de mi vida, cansada, con mis pies aún doloridos, pero con una satisfacción que no cabe en el pecho.

 

IMG_1377

 

Como siempre, he sacado cosas muy positivas de esta experiencia tan diferente y complicada para mi, a pesar de que en ocasiones, la dureza de la prueba casi me hace desistir…

Mientras caminaba me daba cuenta de que esa sensación de agotamiento físico y mental ya la había vivido; entrenamientos interminables en la piscina, momentos de dolor, cansancio mental, angustia… Está claro que todo lo que vale la pena cuesta mucho, y que nadie regala absolutamente nada.

 

IMG_1228

 

Todos somos seres humanos, y lo que nos diferencia a unos de otros es la determinación, la voluntad, la capacidad de sacrificar cosas que preferiríamos realizar en ese preciso momento y las ganas de luchar y esforzarnos por lo que queremos conseguir o superar. No luchas contra nadie, luchas contra ti mismo y es en el momento en el que te das cuenta, en ese preciso momento, cuando superas tus propios límites.

 

Captura de pantalla 2016-08-20 a la(s) 23.44.45

 

Tras muchas horas caminando cuesta arriba, concentrada en mi respiración y pulsaciones y controlando cada complicada situación, pensaba en muchas cosas. Pensaba en que la montaña es un mundo muy parecido a la vida misma, con pronunciadas cuestas y obstáculos a superar, y también con momentos más tranquilos y dulces en los que poder disfrutar (como por ejemplo al ver caminos llanos y sencillos después de miles de horas subiendo! jeje! 😉 ). Precisamente es ese contraste el que te enseña a apreciar los pequeños momentos que te da el día y que son los que realmente importan, relativizando las malas situaciones.

 

Processed with VSCO with c7 preset

 

Por eso hay que tener bien presente que como en una montaña, a veces la vida te parecerá increíble, otras veces horrible y entre una sensación y otra también tendremos momentos aburridos, rutinarios, y sin sentido. Por eso, apreta bien los dientes en las partes más duras y difíciles, respira hondo y tira hacia delante con todas las fuerzas posibles, porque cuando menos te lo esperes, llegarán momentos increíbles, que te hagan disfrutar y sentirte pletórico y feliz, y será entonces, sólo entonces cuando veamos que la vida consiste en eso, dejar ir, soltar, desprenderse, aprendiendo a ganar y a perder, dando la vuelta a la tortilla y viviendo lo más preciado que tenemos, el presente, porque sólo aprendiendo a controlar nuestra mente, seremos capaces de controlar nuestro destino.

 

Captura de pantalla 2016-08-21 a la(s) 17.37.20

 

Espero que les haya gustado! Mil besos a tod@s y nos leemos en el próximo post! =)

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

“Mirar hacia atrás es perder el tiempo. Si el pasado fuese bueno, se llamaría presente”.

 

2 thoughts on “Mi viaje al Mont Blanc! (I)

  1. Hola!! como te decía en algún comentario de mas atrás… alucine ayer cuando leí todo esto.
    Increible!! Brutal! También decía que en tu lugar creo que de haberlo conseguido hubiera acabado llorando….Si que me he llegado a plantear el hecho de subir pequeñas y algunas grandes cimas que hay por Cataluña… pero jamás me he decidido a hacerlo.

    Por cierto… destacar de este post que hay una foto que me encanta.: Si empiezas por abajo la tercera. que estas en la ventana.! es increíble esa foto. Paisaje precioso y preciosa tu con tus “patas para arriba” siempre!!!

    • La verdad es que fue muy duro, pero porque era una gran montaña. Creo que hacer montañas algo más pequeñas puede ser muy chulo, en plan con la familia, tranquilamente, disfrutando del paisaje,… tiene su encanto! 🙂 Y por cierto, la foto esa me encanta también a mí! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *