Las Noches del Oceanogràfic I

Pues no sabía como empezar este post. Durante este tiempo he sentido tantas cosas y ha sido una experiencia tan intensa, que me ha costado ordenar las ideas.

De todas formas dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que intentaré escribir lo imprescindible y les dejaré un montón de fotos para que puedan entender lo que viví.

#SYNCHROFOREVER

Bueno, pues como les dije el domingo a través de mis redes sociales, el post que estaba preparando y que quería publicar antes que nada, era el de la exhibición en “Las Noches del Oceanografic”, pero debido a la última decisión de la Federación Internacional de Natación de cambiarle el nombre a la “Natación Sincronizada” para pasar a llamarla “Natación Artística”, me he visto en el deber de difundir dicha noticia y explicar los motivos de mi indignación. Evitémoslo!

Mi gran salto

El post de hoy va sobre el momento en el que me llegó mi gran oportunidad. Ese momento en el que mi trayectoria deportiva tomó el rumbo que llevaba buscando tantísimos años. Un momento que supe aprovechar.

Fracaso o lección?

Muchos años de trabajo duro me han convertido en la persona que soy hoy, alguien muy exigente consigo misma, con sus defectos y sus virtudes, pero llena de experiencias y aprendizajes.

Hoy les contare algunas anécdotas que tenía algo escondidas en mi memoria, fracasos convertidos en lecciones que vuestros mensajes me han vuelto a recordar.

Los llamados “fotogramas”

El ojo humano es fácilmente engañable y percibe sólo lo evidente. Nuestro objetivo con el Equipo Nacional de Sincronizada siempre fue llegar más allá y buscar ese pequeño fallo que aunque apenas se veía durante un movimiento rápido, su corrección nos ayudaba a estar más cerca de la excelencia.

Hoy les enseño otra de las claves básicas de nuestro éxito en la natación sincronizada: los llamados “fotogramas”.

Qué son los “Checks”?

La Natación Sincronizada es un deporte en el que tienes que memorizar muchísimas cosas y es por eso que repites cada pequeño trozo miles de veces. No sé ni en cuantas ocasiones me habrán preguntado cómo hacemos para recordar todas las correcciones de las rutinas, o cómo es que no se nos olvida nada. Pues bien, hoy les confirmo que nuestro secreto no es que seamos máquinas, sino que trabajamos muy duro por intentar acercarnos a la perfección, utilizando todos los métodos a nuestro alcance.

Hoy les enseñaré una de las claves básicas de nuestro éxito: Los llamados “checks”.